FERNANDO IGLESIAS: «MASSA NO PUEDE CONVOCAR UN ACUERDO NI EN SU FAMILIA PARA VER EN DÓNDE CELEBRA LA NAVIDAD»

REVISTA REPUBLICANA: Faltan pocos días para las elecciones. El gobierno parece no recuperarse de los resultados que tuvo en las PASO. ¿Cree que estamos viviendo un fin de ciclo en las Argentina? ¿Porqué?

FERNANDO IGLESIAS: Sí. Creo que estamos viviendo claramente un fin de ciclo. Éste gobierno ha puesto completamente en discusión la principal afirmación que sostiene al peronismo en el poder: la idea de que pueden ser corruptos y autoritarios, pero saben gobernar. Ha mostrado la absoluta incapacidad y el grado de erosión de la dirigencia peronista, que es cada vez peor. En cada uno de los gobiernos peronistas , desde el gobierno de Menem en adelante, cada gobierno peronista fue peor y este es mucho peor que los anteriores. Queda por verse si la sociedad argentina aprovecha esta oportunidad para hacer que este sea un fin de ciclo peronista. Es decir, un fin de ciclo del periodo que desde 1989 hasta acá hizo que el peronismo sea prácticamente el único partido que gobernó y que tuvo el poder de no dejar gobernar en los pocos años que no lo hizo. Eso sería un fin de ciclo peronista para que pase a ser un partido normal entre otros partidos y no uno hegemónico. O si nos vamos a comer otra maniobra y va a salir Julio Bárbaro diciendo que este no es un verdadero peronismo y que el peronismo no es el problema sino el kirchnerismo y entonces nos sacamos de encima a Cristina y vendrá un nuevo Sergio Massa a arruinar el país como hizo Alberto Fernandez.

RR: ¿Qué piensa sobre la preocupación de una parte de la población con un posible fraude ?

FI: Me parece muy bien la preocupación sobre el fraude. No veo la posibilidad de un fraude masivo, me parece que no están dadas las condiciones para que truchen las elecciones. Pero siempre hay un fraude pequeño, aunque no tan pequeño y que puede ir del 1 al 2 % al 5 % y que es decisivo en una elección como esta. Por lo tanto, de nuevo, estamos tratando de fiscalizar y todos los candidatos nuestros van a ser fiscales y llamamos a todos el mundo a fiscalizar. Tenemos un buen equipo armado por Guillermo Dietrich para tratar de evitarlo.

RR: ¿Cómo ve la irrupción de Milei en la política? ¿Qué análisis hace sobre las críticas que realiza a Juntos por el Cambio?

FI: En primer lugar, juzgo positivamente la irrupción de las ideas liberales en la discusión política argentina. Hace 5 o 10 años decir que había que bajar impuestos o moderar el gasto fiscal o terminarla con los subsidios, parecía imposible y merecía inmediatas expresiones de insensibilidad social. Me parece que el agotamiento del modelo kirchnerista abrió la posibilidad de que se pusiera en discusión lo que ellos llaman «neoliberalismo» y lo que en todo el mundo son simplemente las buenas prácticas económicas, con equilibrio fiscal y comercial o que el país y el Estado no gasten más de lo que recaudan, cosas muy elementales. Que la presión impositiva no asfixie al sector privado y que el centro de la economía sea el sector privado y no el estatal. Todo eso que ellos mal llaman «neoliberalismo» y que es la base para todo el mundo, tanto para los gobiernos conservadores, como los liberales o los social demócratas. Me parece una buena noticia. Después puedo hacer un juicio sobre quiénes tomaron la posta, en este caso Javier Milei. Yo comparto muchas de sus ideas económicas, no todas, porque me parece que el anarco-capitalismo es desde el otro extremo del arco ideológico algo así como el troskismo. No se ha aplicado en ningún lado y sufre del teorema de Baglini: como nunca llegan al poder siempre hay un universo ideal en donde sus ideas funcionan. Por lo general, las cosas que dice Milei sobre el déficit, el gasto, etc, me parecen correctas. Me parece que tiene un problema serio con la política. Otra vez los liberales argentinos demuestran ser poco liberales, son liberales en lo económico pero no lo son en lo social , por ejemplo en donde claramente son conservadores y reaccionarios. Y finalmente, me parece que el estilo y la forma en la cual se dirige Milei es completamente no liberal y anti liberal, lo digo yo que no tengo pelos en la lengua. Me parece que salir gritando «zurdos de mierda» o «te voy a aplastar», no es la forma de aproximarse de una fuerza política, más allá de que yo tengo grandes diferencias con Larreta y que son públicas. Pero no me parece que esa sea la forma, me parece que confundir a Alberdi con el senador McCarthy es un grave error.

RR: Por último. Algunos sectores del gobierno insisten con un acuerdo pos electoral. ¿Qué piensa sobre eso?

FI: Me parece que el acuerdo pos electoral del gobierno es simplemente una tomadura de pelo. En primer lugar, el que más lo plantea es Massa, que tiene una imagen positiva del 15 % y no puede convocar un acuerdo ni en su familia para ver en dónde celebra la navidad. En segundo lugar, me parece que los que tienen que ponerse de acuerdo son ellos. Ellos no están de acuerdo. Pasaron una ley de presupuesto- que es la ley fundamental del Congreso- y hace dos meses que esta ahí y el Ministro no puede venir a explicarla porque si viniera a explicarla, el bloque de la Cámpora, estaría en contra, Entonces, son ellos los que no están de acuerdo. Todos los días se están peleando. ¿Cómo pueden llamar a un acuerdo?. Después de las elecciones es el típico abrazo del oso. Es lo que hace siempre el peronismo, que es que cuando tiene el poder te aplasta y cuando no tiene el poder te hace el abrazo del oso para que vos salgas en la foto del desastre. Yo no creo en los acuerdos corporativos. El último que se hizo fue en el 2002, estaban todos, y lo que salió de ahí fue el segundo ajuste más grande la historia argentina que duplico el número de indigentes en un año. No creo en esos acuerdos. Lo que creo es en la Constitución. Sería hora de que los argentinos nos dejemos de molestar la paciencia con acuerdos corporativos y respetemos la Constitución .Nosotros estamos en el congreso y somos la oposición y si traen buenas leyes, las votamos. Y si creemos que no, las vamos a votar en contra. Ya saben lo que pensamos. Tienen que cambiar el modelo económico que están aplicando, dejar de emitir y tener un plan económico. ¿Para qué nos vamos a sentar? ¿Para decirles : muchachos, hagan un plan económico? Me parece que es una tomadura de pelo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: